El Papa denuncia la hipocresía y las rivalidades que ponen en peligro a la Iglesia