Benedicto XVI preside su último miércoles de ceniza en la Basílica de San Pedro