El bebé que sobrevivió a ser enterrado vivo será adoptado por una familia sueca