Batalla campal tras la derrota del Newcastle ante el eterno rival