Un mallorquín fallecido le deja la herencia a George Bush y al príncipe Carlos