Una barrera gigante, ¿la solución para la contaminación de los mares?