Barcelona pone límite a la proliferación de tiendas de 'souvenirs'