El gol decisivo del Barça provocó un pequeño “terremoto” en Barcelona