La banda que adulteraba gasóleo planeaba secuestrar a un empresario de Salamanca