Tensa calma en el barrio de Gracia