El 'baby boom' del huracán Sandy