¿Los videojuegos y la Blackberry han alentado las protestas?