Los okupas de la casa de Abanto, en Vizcaya, se van voluntariamente