Muere un piloto de 11 años tras estrellar su coche en el circuito escocés de Lochgelly