Aurelión, el Winnie de Pooh de carne y hueso