Aumentan las mujeres fumadoras por lo que la incidencia del cáncer de pulmón crece entre ellas