Aumentan los jóvenes tratados por trastornos alimentarios