Atrapada en casa por una guerra vecinal