Los ciudadanos griegos siguen con el agua al cuello