Asunta no pudo defenderse de su asesino porque estaba drogada