Las profesoras cuentan que la niña decía que sus padres la estaban medicando