Los investigadores confían en hallar alguna pista en el ordenador de Basterra