Rosario Porto intentó ocultar pruebas que le incriminaban en la muerte de Asunta