'Kill Bill' sirvió de inspiración al asesino de la iglesia