Aprenden a convivir con su enfermedad rara