Una huella, sangre, una piruleta y restos de ADN, en el piso 'franco' de Ortiz