Los médicos dicen que la niña de Santiago no depende de soporte mecánico