Anás es el segundo bebé que recibe un corazón incompatible