Amador, el presunto asesino de su mujer en la A-5, asegura ante el juez que tiene lagunas