El encubridor de Jonathan Moya eludió la cárcel por recurrir otra sentencia