Uno de cada 50 niños sufre alergia a los alimentos vegetales