La cuenta atrás para "el joven de los 80 euros" ha comenzado