Sheila y su presunto asesino llevaban poco más de un año de relación