Gallardón, increpado por un grupo de antiabortistas