Nisman estaba arrodillado cuando recibió el disparo que le mató