Alarma en Barcelona por el aumento de menores adictos al pegamento