“La industria piensa que soy demasiado grande”, denuncia una modelo sueca