Agentes despedidos como héroes a las puertas de los cuarteles y las comisarías