Afectados por la hipoteca toman una oficina de Caixa Sabadell