Adiós al mito: con los abdominales no conseguirás un vientre plano