La indemnización inicial por víctima es de 316.000 euros