Abre al público la capilla ardiente de Peret