Un enjambre de abejas siembra el pánico en un avión de pasajeros