La AP-6, una semana después del colapso