Normalidad aunque con cautela en la AP-6, la autovía convertida en ratonera