45 de las 150 víctimas del accidente aéreo tienen apellidos españoles