La rareza del 12/12/12, entre supersticiones y profecías