Un joven con síndrome de Down cumple su sueño de participar en una competición de culturismo