¡Hasta siempre Manuel Alexandre!