El 'sexto sentido' existe, pero no tiene nada que ver con los fantasmas